El origen del Mantecado

El origen del Mantecado

¿Cómo nace este dulce navideño?

Como todos sabéis, el mantecado es un dulce típico de la repostería española, caracterizado por ser amasado con manteca de cerdo y consumido en cualquier época del año, especialmente en Navidad. Así, en Belcan, como Fabricantes y Distribuidores de Mantecados, elaboramos este dulce navideño cada año.

Su origen es andaluz, aunque no se sabe exactamente de donde, unos dicen que de Estepa y otros de Antequera. Sin embargo, lo que está claro es que, con el paso de los años, su popularidad se ha extendido a otras regiones y localidades de España, en las que se elaboran mantecados de calidad como en Rute, Toledo o en la provincia de Valladolid.

El origen del mantecado data del siglo XVI,  cuando había un gran excedente de cereales y manteca de lechón que se daba en esta parte de Andalucía. Así, todo apunta a que fue Antequera donde se elaboró la originaria receta del mantecado. Y es que en aquellos tiempos Estepa tenía una notable cabaña de ganado porcino que pastaba libremente en grandes extensiones de encinar. Más tarde, en el siglo XVIII, los árboles fueron eliminados por las tropas francesas para evitar que allí se escondieran los guerrilleros y posteriormente los bandoleros. Es en ese momento cuando nace el paisaje tal y como ahora se conoce, convirtiéndose en una llanura para cultival el cereal.

El inicio de la comercialización del mantecado se produjo en el siglo XIX cuando Filomena Micaela Ruiz Téllez, conocida por el apodo “La Colchona”, se los diera a su marido, que era transportista de Estepa a Córdoba, para que los vendiera en los mercados por los que pasaba. El éxito de Micaela se basó en una mejora sencilla a la par que ingeniosa: secarlos. Gracias a esto, el mantecado resiste mejor el transporte y almacenaje, y también aumenta el periodo en el que el mantecado conserva sus cualidades como si acabase de salir del fuego.

En 1889 había alrededor de quince casas en Estepa que se habían convertido en pequeñas fábricas y poco a poco se fueron abriendo a mercados cada vez más lejanos. En 2011, fue nombrado denominación de origen protegida.

No es de extrañar que después de tanto tiempo, hayan ido apareciendo otras variedades y tipos de mantecados en función de su forma y elaboración y, por eso, podemos hablar de:

  • Mantecado de artesanía: moldeado a mano. Puede incluir ajonjolí y esencia de canela.
  • Mantecado de canela y ajonjolí: con ajonjolí y esencia de canela, pero de fabricación industrial.
  • Mantecado de almendra: con almendra triturada o en polvo.
  • Mantecado doble de canela: mantecado artesano típico de Antequera.
  • Mantecado de chocolate: con sabor a chocolate.
  • Mantecado de limón: con el sabor de ralladura de limón.
  • Mantecado de hojaldre u hojaldrina: compuesto por finas láminas de hojaldre y espolvoreado con azúcar glas.

Por otro lado, el polvorón es una especialidad incluida dentro de los mantecados, pero en cuya elaboración no sólo se emplean los ingredientes característicos de los mantecados, sino que, además, lleva siempre almendra en distintas proporciones. Además, presenta una forma más alargada, ovalada que los mantecados y va recubierto de azúcar en polvo o azúcar lustre.

Publicado en: Belcan, Bollería Tradicional, Campañas / Celebraciones Especiales, Fabricantes y Distribuidores de Bollería y Repostería Tradicional, Mantecados

Deja un comentario (0) ↓

Dejar un comentario